DE HAVILLAND DH-60 MOTH 1928

El origen de esta pequeña avioneta (paradójicamente, uno de los grandes en la historia de la aviación) fue la necesidad intuida por su creador, el Capitán Geoffrey de Havilland, de un aeroplano sencillo, robusto y barato, adecuado para los miles de potenciales pilotos que a lo largo del mundo lo esperaban. Fue el propio De Havilland quien la pilotó en su vuelo inicial y pronto resultó evidente que la grácil "Moth", respondía con creces a cuanto de ella se pudiera esperar. Propulsada por el nuevo motor "Cirrus" de 60 HP, que diseñara el Mayor F.B. Halford, toda su estructura estaba constituida por madera, cubierta de contrachapado en el fuselaje y entelada en los planos, que podían doblarse para su más fácil almacenaje. El tren de aterrizaje tenía un eje central e iba dotado de amortiguadores oleoneumáticos o de caucho.

En 1928 surgen tres importantes desarrollos: la DH-60X, con tren de patas separadas; la DH-60G, con ranuras automáticas Handley-Page en el plano superior y el nuevo motor "Gipsy", que también para De Havilland diseña Halford, y la DH-60M, con fuselaje de tubo de acero entelado. Noble y fácil de volar, el éxito de esta avioneta fue inmenso en todas sus versiones, pero especialmente en estas dos últimas. Ganadora una "Cirrus Moth" de la King's Cup de 1926, repite una "Gipsy Moth" el triunfo en la carrera de 1928, batiendo asimismo varios récord de altitud y duración. Además de esto, su sencillez y fuerte naturaleza la hacen especialmente apta para los "raids" de largo recorrido, y con ella se vuela a la India y Sudáfrica, efectuando Amy Johnson del 5 al 24 de Mayo de 1930 el enlace entre Londres y Darwin (Australia) siendo así la primera mujer que lo realiza en solitario.
Se produce bajo licencia en los Estados Unidos, Australia, Francia, Finlandia y Noruega, llegando a pasar de los dos millares en total el número fabricado hasta 1934. Además de su empleo civil, múltiples DH-60, especialmente en su versión DH-60M, prestan servicio en diversas fuerzas aéreas, incluida la RAF británica. Aún hoy queda alguna "Moth" volando orgullosa por el Reino Unido. Llegan a España las tres primeras en Enero de 1928, dotadas de motor "Cirrus" de 85 HP y destinadas al RACE.

Pronto las habrían de seguir otras "Cirrus", "Gipsy" y DH-60M que, hasta completar un total de veintiséis, vuelan en aero clubs, compañías de trabajos aéreos o como propiedad de particulares, destacando entre ellas la "España", M-CKAA, con la que el Archiduque de Habsburgo realiza en 1929 una gira por Europa como propaganda de la Exposición de Barcelona y participa al año siguiente en la II Challenge Internacional de Turismo, y la monoplaza EC-AQQ de Wifredo Ricart (el célebre ingeniero de Hispano-Suiza y padre del automóvil "Pegaso" de postguerra) que, en el autódromo de Sitges, desafía a los "Bugatti" de la época en emocionantes carreras aire-tierra.

Dos DH-60M fueron también adquiridas en 1929 por la aviación militar. Llega la guerra, y la división geográfica se revela en las "Moth" españolas, que sirven en las escuelas de ambos bandos, siendo tal vez un par de M.S.60 (o DH-60 fabricadas en Francia) compradas por los republicanos en el país vecino. De la docena que sobrevive a la victoria nacionalista, ocho son paulatinamente entregadas -devueltas- a los aero clubs, donde la última superviviente, EC-ACN (ex EC-TTA de anteguerra y llamada "La Chelito", en recuerdo de los "felices años veinte" de los que procedía) permanece activa en San Sebastián hasta la primavera de 1967.

Poco después es trasladada a Madrid por el Comandante Juste ("Pepín Juste", que años más tarde sería Ayudante de S.M. el Rey Juan Carlos). "Disfrazada" de De Havilland 4 del U.S. Army, con el fin de intervenir en secuencias aéreas de la película "Villa Cabalga", acerca del legendario "general" mejicano, un día sale de Cuatro Vientos llevando a Juste, un "cámara"� y dos pesadísimas baterías que este último ha instalado a bordo sin conocimiento del piloto. El despegue es ya de por sí angustioso, y cuando por fin se hace al aire, el régimen de subida es mínimo, hasta que en un viraje, la pobre "Chelito" se viene irremediablemente al suelo, donde capota y exhala su último suspiro. En cuanto a Juste y el cámara, salen del percance sin mayores quebrantos, aunque este insensato bien se hubiera merecido, al menos, la fractura de un par de costillas.

Ficha técnica

Motor: A.D.C. D.H. “Gipsy III” de 120 HP Envergadura: 8,83 m.

Longitud: 7,16 m.

Velocidad máxima: 152 Km/h.

Velocidad crucero: 137 Km/h.

Velocidad mínima: 61 Km/h. Techo: 5.185 m.

Autonomía: 690 Km.

Acomodo: Biplaza.

Peso vacío: 388 Kg.

Peso total: 704 Kg.

Primer vuelo: El 22 de Febrero de 1925