Miles falcon Six m 3.C 1935

Como desarrollo de sus anteriores avionetas “Hawk”, Frederick Miles realiza esta versión de cabina cerrada para tres pasajeros, a la que llama “Falcon”, ampliándola pronto con una cuarta plaza. Estructuralmente idéntica a las mencionadas Hawk, su única diferencia adicional con ellas es un plano de diedro algo más pronunciado, con el fin de aumentar su estabilidad en los vuelos de crucero.
Haciendo alarde de su admirable deportividad y confianza, el piloto H.L.Brook, acompañado de la que suponemos bellísima Miss E.M.Lay, toma el 20 de octubre de 1934 la salida en la carrera Londres-Melbourne ¡con el mismo prototipo que Frederick Miles ha volado hace sólo ocho días, y equipado con un motor Gipsy Major de segunda mano! El viaje de ida está plagado de problemas, y tarda en llagar a Darwin casi veintisiete días, naturalmente después de cerrado el plazo. No desanimado por ello Brook, y ya descargado del peso de la bella, regresa solo desde Australia a Inglaterra en el tiempo “record” de siete días y diecinueve horas.

 

Al siguiente año un “Falcon Six” provisto de motor Gipsy Six de 200 HP. y pilotado por Tommy Rose, gana la King´s Cup a la espléndida media de 284 Km/h. y en febrero siguiente, el mismo piloto bate el “record” de velocidad entre Inglaterra y la Ciudad de El Cabo.
Son producidos en total treinta y seis Falcon, de los que un prototipo M.3 y dieciocho M.3A “Falcon Major” llevan motor de 130 HP.
Doce son M.3B, “Falcon Six” triplazas con 200 HP. y, finalmente, los cinco restantes son M.3C, cuatriplazas equipados también con este último motor. Seis diversos Falcon vuelan en le RAF durante la guerra mundial, y después de ella prosiguen sus triunfos deportivos, siendo el más notorio el del G-AEEG, que gana de nuevo la King´s Cup ¡en 1979! En julio y octubre de 1935 llegan en vuelo a España dos M.3A “Falcon Major”; la EC-BDD que trae su propietario, D. Rafael Mazarredo, Director de la Escuela del Aero Club de Valencia, y la ECDBB, destinada al Aero Club de Andalucía y traída hasta Sevilla por el conocido Fernando Flores Solís.


Diferente destino siguen las dos en la guerra que pronto empieza, pues mientras que esta última realiza sin novedad diversas misiones para los sublevados, bajo la indicación 30-55, la primera queda en poder de la República, opera en Aragón, y -según apunta Jesús Salas- cae derribada en el frente de Teruel al mes de iniciarse la lucha.
Una tercera Miles Falcon (ésta del tipo M.3C Falcon Six”) aterriza en Bilbao el 14 de agosto de 1936. Se trata de la G-ADLS, que en 1935 se había clasificado en el quinto lugar de la King´s Cup. Puesta al servicio del Gobierno de Euskadi, normalmente la pilota el inglés Walter Scott Coates, quien con ella se ve envuelto el siguiente mes de diciembre en una “melée” entre varios aviones republicanos y tres Heinkel 51 alemanes, los cuales rompen al parecer el combate, tomando al Falcon por un caza monoplano de nuevo diseño. También, antes de finalizar el año, participa la ex G-ADLS en la ofensiva vasca de Villarreal, lanzando incluso cuatro bombas sobre la base alavesa de la Legión Cóndor.
Al terminar la guerra, las tres Falcon figuran en el inventario del Ejército del Aire, bajo la numeración 30-55, 30-117 y 30-168. Las dos últimas, fueron capturadas... y han constituido un cierto laberinto para su identificación, por lo que a todas vamos a considerar de una en una.
La 30-55 -sobre la que no hay puntos oscuros- pasa en 1940 a ser la EC-BAY del Aero Club de Sevilla, volando después como EC-ABZ hasta principios de los años sesenta, para causar baja por desguace el 24 de noviembre del 66.

La 30-117 no es otra que la EC-BDD de Mazarredo, tal vez derribada en Teruel y luego reconstruída. Prestó servicio a los republicanos en la Escuela de Observadores de Los Alcázares bajo el código EN-001. Capturada al ocupar los vencedores esta base, el “Maggiore” Guido Nobili, del Grupo “Asso di Bastoni”, le manda pintar por su cuenta y riesgo en el fuselaje la espuria matrícula italiana I-BELA, en romántico homenaje a su mujer, Isabella. En febrero del 40, se encuentra ya en Valencia como 30-117 y poco después es enviada a la Maestranza de Sevilla para su reparación. Mientras tanto, Dña Mercedes Iriarte, viuda de Mazarredo (caído de guerra con el grado de teniente en los Heinkel 51) ha solicitado la entrega de la avioneta que perteneció a su marido, entrega que le es concedida, pasando la 30-117 a ser matriculada civilmente como EC-CAO y ya a nombre de la empresa de fotografía CETFA, que se la ha comprado a Dña.

Mercedes. Vuelve el avión a Maestranza en febrero del 42, y cuando sale de allí nuevamente, lo hace otra vez como avión militar, volando en el Grupo de Estado Mayor de Getafe como L.5-168 hasta sufrir un accidente en Jerez de la Frontera en septiembre del 47, que la deja definitivamente en tierra, pues aunque se le reserva la matrícula civil EC-AGY, nunca vuelve al aire, siendo desguazada en 1961.
Y volviendo a nuestra tercera Falcon, la GADLS que dejamos en Villarreal sobrevive a la campaña del Norte y, tras la caída de Asturias, se pasa a la zona levantina a través de Francia, sirviendo en la escuela de Los Alcázares como EN-002 junto a la otra Falcon. Al llegar la paz, vuela como 30-168 en el Ejército del Aire hasta pasar a revisión en la Maestranza de Albacete... de donde sale tal cual era, Falcon Six de 200 HP. ¡pero como avión civil de matrícula EC-CAO, la correspondiente al Falcon Major de 130 que compró CETFA en 1941 a la viuda de Mazarredo!

La “nueva” EC-CAO -ahora rebautizada con el nombre de “Ana Mary”- sigue al servicio de CETFA hasta ser transferida, ya como EC-ACB, a D. Ramón Muñoz Soler. Vuela luego para diversos propietarios en Cataluña y Aragón hasta que en marzo del 59 le caduca su certificado.
Descubierta veintisiete años después por quien esto escribe en un garaje de Zaragoza, y adquirida por unos cuantos miembros de la embrionaria Fundación Infante de Orleans, comenzó allí una larga historia de restauración, que se llevó a cabo en España inicialmente, luego en el Reino Unido lo referente a la célula, e incluso Argentina en lo tocante al motor.
Como consecuencia, el 9 de junio de 1997 y en el campo de Booker, al Oeste de Londres, el Presidente de la F.I.O, Carlos Valle y el miembro de la misma, piloto e ingeniero aeronáutico Juan Crespo, se hacen cargo del veterano y flamante Falcon Six, familiarizándose con él para emprender al día siguiente el regreso a España, vía Caen-La Rochelle- Biarritz- Pamplona y Madrid. No sin sobresaltos (mal tiempo en la ruta y “estornudos” en un motor no del todo ajustado) llegan dos días más tarde a Cuatro Vientos, donde son recibidos por un pequeño pero entusiasta grupo de amigos.
Desde entonces, ya más familiarizados todos con su compleja y arcaica técnica, este mítico Falcon Six, no sólo el único de este tipo que queda activo en el mundo, sino también único avión que participó en nuestra guerra civil y aún se mantiene en vuelo, es sin duda uno de los más genuinos atractivos de las exhibiciones que nuestra Fundación realiza mensualmente en Madrid.

Ficha técnica

Motor: De Havilland Gipsy
Major de 130 HP (Gipsy Six de 200 HP)
Envergadura: 10,07 m
Longitud: 7,32 m
Velocidad máxima: 241 (309) Km/h
Velocidad de crucero: 217 (264) Km/h
Velocidad mínima: 70 Km/h
Techo: 6.100 m
Autonomía: 990 (720) Km
Acomodo: Biplaza (monoplaza)
Peso vacío: 552 (630) Kg
Peso total: 816 (910) Kg
Primer vuelo: Junio de 1934