PATROCINIO

Durante 30 años la Fundación Infante de Orleans (FIO) viene cumpliendo un fin de interés general inédito, hasta su creación, en España.

Los aficionados a la aeronáutica se veían obligados a peregrinar a otros países si querían ver aviación histórica en vuelo, y el gran público, en general, a relacionar la historia de la aviación con imágenes envejecidas en los textos o estáticas en los museos.

La FIO, con la ayuda de patrocinadores, mecenas y sus más de 3.000 donantes, ha logrado revertir la situación, situándose hoy entre las colecciones más valoradas de su entorno europeo.

La singularidad de los museos volantes despierta el interés del público, que se convierte en expectación, cuando muestran en directo, con total elocuencia, cómo se dieron los primeros pasos en el arte de volar.

Y este atractivo del avión que conserva su condición de vuelo no decae con la creciente separación temporal con el visitante. Al contrario, crece cuanto más alejados se hallan en el tiempo.

La función de comunicar, pues, cuenta con enormes posibilidades para los museos volantes y sus patrocinadores, que pueden convertirse en ventajas para ambos mediante una gestión competente.

Así, las posibilidades de retorno a la acción de patrocinio que un museo “vivo” ofrece son amplias y muy convenientes para la divulgación de la labor de interés general que la FIO realiza.

Carlos Valle Torralbo
Presidente del Patronato

Descargar dossier de patrocinio 

PATROCINADORES

COLABORADORES

 

MENCIÓN ESPECIAL

 

 

Merece mención especial nuestro colaborador: D. Miguel V. Campos (Q.E.P.D.) que a título personal aportó importantes cantidades, dedicadas a la restauración del Beechraft T-34 Mentor y Comper Swift de los que la F.I.O. cuenta con sendos ejemplares. D. Miguel, fué durante años representante oficial de Beechcraft en Filipinas, su país de origen.
En la fotografía le vemos acompañado por Enrique Fernández Coppel (Q.E.P.D.) posando delante del Comper Swift durante una exhibición de la FIO en Cuatro Vientos.

 

 

Igualmente debemos recordar a las personas, anónimas en su mayoría, que contribuyeron a conseguir que, un proyecto que parecía imposible se convirtiera en realidad.
Nos referimos al proyecto de recuperacion del Polikarpov I-16 que desde 2005 esta en Cuatro Vientos.
Gracias a todos ellos por creer en el proyecto y apoyarlo.