La “Garrapata” de la FIO

La AISA I-115 perteneciente a la colección de aviones históricos de la Fundación Infante de Orleans es una de las dos únicas que actualmente se mantienen en condiciones de vuelo. Tiene el número de fabricación 196, siendo entregada al Ejército del Aire el 13 de mayo de 1961, recibiendo la matrícula E9-196. Fue destinada a la Escuela de Formación Profesional de Logroño, donde se incorporó el 23 de junio del mismo año. El 15 de junio de 1966 fue enviada a la Maestranza de Albacete para la realización de una revisión IRAN. El 9 de febrero de 1967 se incorporó a Getafe, al 902 Escuadrón de Fuerzas Aéreas perteneciente al Grupo de Estado Mayor. Ese mismo año, el 3 de agosto, pasó destinada al 161 Escuadrón del Ala 16 con base en Torrejón de Ardoz. El 20 de enero del siguiente año fue destinada a la Escuela de Reactores de Talavera la Real, al 731 Escuadrón. Dos meses más tarde se incorporó a la Escuadrilla de Aviones Base de Talavera, la 522 Escuadrilla, donde permaneció hasta ser enviada a IRAN, a la Maestranza de Albacete, el 3 de febrero de 1970. El 27 de noviembre de 1970 fue destinada a la 523 Escuadrilla de Aviones Base de Morón. En la misma base, el 3 de enero de 1974 pasó destinada a la 603 Escuadrilla de Entrenamiento.   El 11 de noviembre de 1974 salió destinada a Tablada, a la 902 Escuadrilla del Cuartel General de la 2ª Región Aérea y del Mando de la Aviación Táctica. El 31 de agosto de 1976 sufrió un accidente en Morón a consecuencia del cual fue enviada a la Maestranza Aérea de Albacete. La Maestranza propuso la baja en el Ejército del Aire y fue aceptada con fecha 7 de enero de 1977. Dos años más tarde, el 4 de enero de 1979 quedó registrada en el R.N.A. con el certificado de aeronavegabilidad nº 1964, siendo propiedad del Real Aeroclub de Jerez y matriculada EC-DDN. Fue pintada en azul intenso con una banda horizontal amarillo limón que cubría desde el buje de la hélice hasta la cola y otras en el mismo color cubriendo en diagonal alas y timón de profundidad. En el timón de dirección exhibía un escudo redondo con la imagen de una “Pitufina”, nombre que se hizo extensivo a la avioneta. El 24 de febrero de 1986 fue transferida su propiedad a CARLINGA FOTOS S.A. con domicilio en Columela 9 de Madrid, continuando su operación hasta el 4 de noviembre de ese mismo año. El 11 de octubre se le realizó la inspección anual de 100 horas. Había realizado un total de 1.275,35 horas de vuelo y puede que hubiera llegado el final de su vida de no interesarse por ella la FIO. En efecto quedó desmontada y almacenada en el hangar del RACE hasta su adquisición, el 10 de abril de 1991, por Miguel García Sanz, muy recordado y añorado miembro de la Fundación. Durante la restauración, obra de Sporavia (Ángel Chumillas), se cambió su decoración de “Pitufina” por los colores tradicionales de su vida en el Ejército del Aire, aunque al principio no llevó escarapelas ni numerales, volviendo a volar el 17 de junio de 1992 en las manos de Jaime Velarde, copropietario con Miguel García Sanz y con la FIO, de la “Garrapata”. El 13 de abril de 1998 la FIO completó la adquisición de la avioneta, quedando así como propietaria absoluta de la misma. En 1995 se instaló un carburador Ellison EFS-4 en sustitución del original. Fue el primer avión de la FIO en que se realizó esa sustitución que, dados los buenos resultados obtenidos, se aplicó posteriormente a las Bücker.

Autor: Antonio Utrilla

Bibliografía

 
  • Aeroplano nº 12, “Proyectos de aviones” por Juan del Campo Aguilera
  • “Aviones españoles desde 1910”, de Jaime Velarde
  • “Aviones militares españoles” de Salas Larrazábal, José Warleta y Pérez San Emeterio
  • En Vuelo nº 10, “AISA I-115”, por Cristófol Jordá Sanuy
 

Fotografías

 
  • Pablo Peraita
  • Paco Rivas
  • Archivo FIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =